Novedades

La seducción

La seducción

El madrileño Jose Ovejero es (y perdónese lo burdo de la comparación) el pichichi de los premios literarios en España. Entre otros, su escritura ha sido merecedora del premio Primavera de Novela, del Anagrama de Ensayo y del premio Alfaguara. Ovejero es, pues, una especie de delantero centro infalible: allí donde apunta su mirada y su talento, consigue una victoria literaria.

            Ahora ha puesto en escena a un personaje de los que siempre fascina a los lectores: un tipo tirando a despreciable, por decirlo con finura. Un manipulador, uno que enreda, y que –aunque solo sea durante el tiempo que se relaciona con el prójimo– consigue que todos a su alrededor consideren algo tan despreciable como la venganza igual que una noble empresa. Asistir al relato de este tipo de sucesos –de venganza, de tentación, de pugna por el poder– desde la distancia del lector constituye un placer. El placer de la lectura. 

Un policia en la luna

Un policia en la luna

Con sólo tres libros, el ilustrador escocés Tom Gauld se ha consagrado como uno de los artistas de cómic más admirados del panorama internacional. Hablamos de novela gráfica, sí, pero también de viñetas, de las que él es un arduo productor (en el diario inglés The Guardian publica una viñeta semanal, y también regularmente en The New York Times y en The New Yorker)

    Ahora Tom Gauld se ha puesto a pensar en qué ocurre en la Luna, ese lugar que el ser humano lleva años soñando con visitar. No la Luna en general, ojo, sino su propia Luna, teóricamente habitada. Pues bien, resulta que su colonia lunar ya no es lo que era. Está perdiendo población poco a poco, como esos pueblos por los que dejó de pasar la carretera principal. El héroe que se encarga de dicha colonia, el policía lunar, hace sus rondas diarias, cada vez más cortas, y su índice de resolución de delitos es del 100%, porque éstos se han acabado. Es decir, que la vida en el asteroide es tranquila y solitaria.

    Esta novela gráfica, brillante e irónica, cuenta una historia teñida de ironía y lirismo, repleta de sutiles detalles gráficos, que evocan al mismo tiempo el pasado, el presente y el futuro de todos nosotros.

 

CÁSCARA DE NUEZ

CÁSCARA DE NUEZ

Trudy mantiene una relación adúltera con Claude, hermano de su marido John. Éste, poeta y editor de poesía, es un soñador depresivo con tendencia a la obesidad cuyo matrimonio se está desintegrando. Claude es más pragmático y trabaja en negocios inmobiliarios. La pareja de amantes concibe un plan: asesinar a John envenenándolo. El motivo: una mansión georgiana valorada en unos ocho millones de libras que, si John muere, heredará Trudy.

Pero resulta que hay un testigo de esta maquinación criminal: el feto que Trudy lleva en sus entrañas. Y en una pirueta de triple salto mortal que parece imposible de sostener pero le sale redonda, McEwan convierte al feto –al que todavía no han puesto nombre porque no ha nacido– en el narrador de la novela, desde la primera página hasta la última.

UN LUGAR AL QUE SIEMPRE SE VUELVE Ver todos

NoticiasVer todas

ABR
04

El abuelos de A. Chudakov

Encuentro con la traductora y experta en literatura rusa Yulia Dobrovolskaya

Seguir leyendo
MAR
24

Romances de la soledad

Con este acto en Auzolan Liburudenda, a la vez presentación y recital de poesía, Alberto Ibarrola quiere demostrar que la recitación sonora y musical constituye el modo más adecuado de expresar el verso.

Seguir leyendo
MAR
21

La seducción

El madrileño Jose Ovejero es (y perdónese lo burdo de la comparación) el pichichi de los premios literarios en España. Entre otros, su escritura ha sido merecedora del premio Primavera de Novela, del Anagrama de Ensayo y del premio Alfaguara.

Seguir leyendo